Menciones a la Innovación Pedagógica en Educación Digital

logo del Plan Nacional de Educación Integral

Experiencias concursantes

Leer y escribir en la nube: una propuesta para los docentes en formación

La experiencia pedagógica consiste en la enseñanza de las prácticas de lectura y de escritura académicas en la formación docente inicial con herramientas de la computación en la nube. Así, expongo un plan para superar los desafíos y lograr aprendizajes.

Claudio Frescura - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Nivel: Superior
Área: Educación inicial.  Educación primaria. 

Leer y escribir en la nube: una propuesta para docentes en formación

 

En este trabajo, presento una experiencia pedagógica de enseñanza de las prácticas de lectura y escritura en la formación docente inicial de futuros profesores de Educación Primaria e Inicial, con herramientas de computación en la nube. En primer lugar, expongo la experiencia, luego la justifico desde la didáctica de las prácticas del lenguaje y, finalmente, realizo una evaluación de resultados.

 

La experiencia

Como acabo de mencionar, en este trabajo expongo una experiencia pedagógica de enseñanza y aprendizaje de la lectura y la escritura académica con Google Drive. Se implementó en el Espacio de Definición Institucional (EDDI) Lectura y escritura académica 1, en los Profesorados de Educación Primaria e Inicial de la histórica Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N° 1 “Pte. Roque Sáenz Peña” o el “Normal 1”, como solemos decir, durante el primer cuatrimestre de 2016. Debemos tener en cuenta que los/las estudiantes presentan una gran diversidad, ya sea en los saberes previos, ya sea orígenes sociales. Tener en cuenta la diversidad es fundamental para poder lograr aprendizajes en cada uno de ellos.

Sintéticamente, la propuesta se caracterizó por cuatro acciones muy sencillas, a saber:

  • lectura de bibliografía en carpeta compartida de GoogleDrive,
  • producción escrita en documentos compartidos de Google,
  • construcción de portafolio de trabajos en una carpeta compartida,
  • publicación de uno de los trabajos en Edmodo.

 

Asimismo, la propuesta tiene los siguientes objetivos: por un lado, favorecer la inclusión de los estudiantes en la cultura escrita del nivel educativo terciario, mediante el uso de tecnologías de información y comunicación (TIC); por otro, alfabetizar digitalmente a los estudiantes teniendo en cuenta las futuras prácticas de enseñanza en los niveles inicial y primario.

Cabe aclarar que la ENSLV N° 1 cuenta con netbooks del Plan Sarmiento y conexión a Internet. En efecto, el profesor en comodato tiene una laptop de dicho plan y en la escuela hay netbooks disponibles para usar en clase. Asimismo, los estudiantes avanzados cuentan con computadoras del plan Conectar Igualdad y otros aportan sus propios equipos. En menor medida, algunos alumnos usaron tabletas y teléfonos celulares.

Ahora bien, en cuanto a la experiencia en sí, como docente, llevé a cabo un plan para poder lograr mis objetivos, teniendo en cuenta los desafíos y los obstáculos que ello implica en una cultura letrada fuertemente vinculada a la tecnología de la escritura manual y del procesador de texto instalado en la PC, como Microsoft Word o Libre Office.

Ante todo, les pedí a los estudiantes que crearan cuentas de Google, en caso de que no tuvieran y, simultáneamente, que crearan una cuenta en Edmodo y se unieran a la clase del EDDI.

Asimismo, desde mi cuenta institucional (claudio.frescura@bue.edu.ar) compartí con mis estudiantes una carpeta pública en GoogleDrive con la bibliografía del Taller, a la que también se puede acceder mediante un enlace corto (https://goo.gl/LKqsZ5).

A continuación, les solicité que crearan una carpeta de trabajos prácticos y que la compartieran con el profesor, con el siguiente formato: “ENS 1 EDDI ”; por ejemplo, “ENS 1 EDDI TT Fernández, Carlos”. Cabe aclarar que el docente asesoró a los estudiantes en caso de tener dudas respecto de las herramientas informáticas. Dicha carpeta constituye el portafolio de trabajos del alumno (ver video N° 1: https://youtu.be/4XnZzFxtoUM).

De los cuatro trabajos prácticos, los estudiantes escribieron tres en documentos de Google. Es preciso subrayar que, como se trata de un taller, se favoreció la escritura en clase.

Luego de hacer un trabajo práctico de diagnóstico, los alumnos produjeron una autobiografía de ellos como lectores (trabajo práctico N° 2), con los propósitos de que aprendieran las propiedades del texto narrativo, en una situación retórica determinada, que recuperaran las experiencias lectoras, que aprendieran el proceso de escritura y que emplearan las normas gráficas del género académico. Independientemente de la propuesta, algunos estudiantes prefirieron escribir los borradores en papel para luego pasarlo en la computadora. Una estudiante incluso dijo varias veces que luego lo pasaría “a máquina”.

La socialización de las autobiografías se hizo en Edmodo. Para asegurarse de que también leyeran las biografías de los compañeros, cada uno debía hacer un comentario de un texto producido por otro estudiante (ver video N° 2: https://youtu.be/WSeO_vwlyBY). De este modo, se habilitó un tipo de escritura que se vincula con la comunicación en la Web 2.0, como las redes sociales. A su vez, se trata de la construcción de una comunidad virtual de lectores y escritores.

El siguiente trabajo práctico (TP N° 3) consistió en la producción de fichas de lectura. Los estudiantes dispusieron de los textos para leer en una carpeta de GoogleDrive (ver https://goo.gl/LKqsZ5). Con este trabajo, me propuse enseñar la comprensión textual y el fichaje bibliográfico, para que los alumnos aprendieran a sistematizar por escrito las ideas de un texto y, en consecuencia, poder incluir las voces de los autores mediante citas y evitar así el plagio. Los estudiantes, de este modo, aprendieron a construir su fichero virtual de lecturas, en otras palabras, una memoria académica (ver video N° 3: https://youtu.be/9b31gVOnv2M).

El último trabajo práctico (TP N° 4) fue la producción de un informe de lectura, sobre una temática relevante para los Profesorados de Educación Primaria y de Educación Inicial, con textos sugeridos por docentes de la ENSLV N° 1. Esta situación de lectura y escritura tuvo como propósito que los estudiantes redacten textos expositivos académicos y que sistematizaran el manejo de fuentes de información. Se trató de que aprendieran a escribir con la propia voz y a saber articularla con distintas voces de autores. Comparto el video de un trabajo, que se caracteriza por no haber eliminado los comentarios del profesor (ver video N° 4: https://youtu.be/6CAmfJbgPPA). Esta última situación de lectura y escritura se planteó como trabajo práctico integrador. Asimismo, el grado de complejidad requirió un acompañamiento del docente mayor, por lo que la colaboración en línea fue muy positiva para esa tarea

Una última cuestión es mencionar las acciones que implementé en clase en caso de que los recursos fallaran. En caso de pérdida de la conexión, distribuía los archivos con pen drives y los estudiantes usaban los procesadores de de textos instalados en la PC (Microsoft Word, Libre Office). En caso de problemas con los equipos disponibles, los estudiantes recurrían a la escritura a mano y luego, fuera de la clase, subían los archivos al Google Drive.

 

Justificación desde la didáctica de las prácticas del lenguaje

En primer lugar, el EDDI se concibe como un espacio de alfabetización académica, definido como “proceso de enseñanza (…) para favorecer el acceso de los estudiantes a las diferentes culturas escritas de las disciplinas.” (Carlino, 2013: 370). Dentro de este marco, el objeto de enseñanza son las prácticas de lectura y escritura concebidas como prácticas sociales, por lo que las situaciones de enseñanza deben representar las prácticas que los estudiantes deben aprender.  

De este modo, la tecnología es un instrumento didáctico (Ferreyro, 2006) que concuerda con las condiciones materiales de producción de la escritura en la actualidad. En efecto, el uso de computación en la nube concuerda con las condiciones de producción en las materias del profesorado y de su práctica profesional: el estudiante debe manejar la tecnología para leer y redactar sus trabajos. Asimismo, concuerda con las prácticas de lectura y escritura extracurriculares, pues los estudiantes, en su mayoría nativos digitales, escriben y leen en la Web 2.0: escriben y leen en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, en blogs, etc. Asimismo, los estudiantes suelen realizar trabajos prácticos en grupo con archivos compartidos en línea. En este sentido, los profesores de prácticas del lenguaje debemos tener en cuenta estas prácticas e innovar para anticiparnos a las prácticas de lectura y escritura formales del futuro (y del presente).

Asimismo, el aprendizaje de estos saberes posibilita que el estudiante pueda incluir la tecnología en su futuro rol de docente de prácticas del lenguaje, tanto en el nivel inicial, como en el nivel primario.

El segundo enfoque que justifica la experiencia pedagógica es el modelo cognitivo de composición escrita (Flower y Hayes, 1996), que estudia los procesos mentales que subyacen a la práctica de escritura. Flower y Hayes (1996) plantean un modelo de tres unidades: la situación de comunicación, la memoria a largo plazo y los procesos de escritura. Cuando un individuo escribe, evalúa aspectos de situación (problema, objetivos, tema, lectores) y pone en marcha un proceso de planificación, redacción y revisión. Asimismo, controla su progreso en la redacción, guiado por hábitos propios.

En la enseñanza de la escritura, este enfoque es una herramienta didáctica. De este modo, el docente propone problemas de lectura y escritura (Alvarado, 2003) para que el estudiante practique los distintos aspectos de los procesos cognitivos de composición escrita. En efecto, las situaciones de lectura y de escritura deben tener propósitos comunicativos y de aprendizaje para el estudiante.

Por esta razón, la computación en la nube tiene un gran potencial para una didáctica de la escritura concebida como proceso. Los documentos compartidos de Google son una herramienta para que el profesor acompañe al estudiante en las etapas de la composición escrita y, de este modo, el profesor y el alumno colaboran en el aprendizaje. Finalmente, Edmodo es un contexto concreto de publicación para lectores reales, que el estudiante debe evaluar.

En cuanto a la evaluación de los estudiantes, se trata de una tarea compartida entre el docente y el alumno: el profesor revisa y controla los procesos de lectura y de escritura, con el objetivo enseñar criterios de autoevaluación para que los estudiantes se conviertan en revisores autónomos de su producción escrita.

Este proceso presenta ventajas frente a la tradicional corrección de entregas en clase. Si el profesor solo corrigiera versiones finales, tales como los textos escritos en papel o archivos adjuntos a un mensaje, se limitaría a la evaluación del producto. En contraposición, la colaboración en línea facilita la interacción entre docente y estudiante, por lo que se evalúa el quehacer del escritor además de evaluar las versiones finales de los textos.

Asimismo, los documentos de Google permiten que el estudiante evalúe su progreso a partir de la herramienta “Historial de Revisión”. Finalmente, la sustitución de la carpeta escrita por una carpeta compartida permite al estudiante construir su portafolio de trabajos de manera virtual y, de este modo, visualizar el progreso de su aprendizaje en cualquier dispositivo (computadora, tableta o teléfono), en cualquier momento.

El último aspecto a destacar es el trabajo con las fuentes de información. En lugar de quejarse de que los estudiantes copian y pegan, los docentes tenemos que ocuparnos de enseñarles a citar. La posibilidad de “copiar y pegar” nos interpela a los docentes en nuestra didáctica. Como mencioné, el último trabajo del Taller exigió a los estudiantes que aprendieran a articular su voz con las voces de los escritores que se citan. Esa tarea se diferencia de la práctica escolar de escribir trabajos que se copian de sitios de Internet, habitual entre los estudiantes. En efecto, las operaciones de “copiar y pegar” constituyen un resabio de épocas pasadas en que los estudiantes debían hacer trabajos copiando enciclopedias en papel.

Por consiguiente, el trabajo con fuentes de información en la Web permite al docente acompañar a los estudiantes en la búsqueda de información fidedigna y en la acción de copiar los propios textos (por ejemplo, de una ficha de lectura o de un borrador previo) y aprender a citar el texto ajeno.

 

Evaluación de la experiencia pedagógica

En esta experiencia pedagógica, la cuestión a evaluar es si se logró un cambio cualitativo en el aprendizaje de las prácticas de lectura y escritura de los estudiantes a partir del uso de TIC y cómo lo logró. Para ello, se parte de la idea de que la enseñanza de la lectura y la escritura en instituciones educativas se pueden estudiar en clave de cultura escolar. Ana María Finocchio, especialista en didáctica de la lectura y de la escritura, en este sentido, plantea que “las propuestas (…) se configuran en la hibridación de saberes y prácticas (…) dando lugar a un movimiento específico de la cultura escolar, la convivencia entre permanencia y renovación” (Finocchio, 2010).

En efecto, en las prácticas de lectura y escritura con TIC, se produce esta tensión (escritura manual versus con TIC; carpetas en papel versus virtual; procesadores instalados en PC versus en línea, etc.). Por distintos motivos, los docentes operamos desde esta hibridación y tenemos que pensar muy bien nuestras secuencias didácticas, a fin de superar positivamente dichas tensiones y lograr un cambio cualitativo en el aprendizaje

En función de este punto de partida, se implementó una encuesta anónima con un formulario de Google, que respondieron 17 alumnos sobre un total de 20 que finalizaron el curso (85%). Las preguntas en general fueron de opción única, en una escala del 1 al 5, donde 1 significa “totalmente en desacuerdo” y 5, “totalmente de acuerdo”.

Ante todo, analicemos la valoración de los estudiantes. Ante la afirmación de que "el uso de tecnologías de información ha redundado en un aprendizaje de herramientas fundamentales para la escritura”, diez estudiantes le otorgaron 5 puntos (totalmente de acuerdo) y cuatro alumnos la juzgaron con 4 puntos, por lo que en general se valoró positivamente la propuesta.

A su vez, 11 estudiantes (65%) declararon que el uso de TIC no fue en absoluto un inconveniente para cursar el Taller, pero para tres de ellos fue un problema. Sin embargo, la mayor parte reconoció que el profesor ayudó en caso de no contar con los conocimientos necesarios de las herramientas informáticas. Por otro lado, 12 estudiantes (71%) estuvieron totalmente de acuerdo con el hecho de que la carpeta virtual es más útil que la carpeta en papel. Sin embargo, solo 6 estudiantes (35%) estuvieron totalmente de acuerdo con el hecho de que la bibliografía esté solo en línea.

En cuanto a las prácticas de lectura y escritura, se observa que, a medida que avanzó el cuatrimestre, los estudiantes utilizaron más los procesadores de texto (en línea, como GoogleDocs o instalados en una PC, como Microsoft Word) que la escritura a mano. En referencia los datos, mientras que diez estudiantes escribieron exclusivamente en computadora el trabajo N° 2, este grupo se amplió a 12 en los trabajos N° 3 y 4. Respecto del uso de procesadores de textos, se observa que la mayoría combina la escritura en procesadores en línea y procesadores instalados en PC. Esto se debe a varios motivos: muchas veces había problemas de conexión en la Escuela y, a su vez, se deben tener en cuenta las prácticas previas de los estudiantes, pues la mayoría de las personas está acostumbrada al Microsoft Word.

Respecto de las prácticas de lectura, especialmente en los trabajos N° 3 y N° 4, ningún estudiante leyó solo en papel; el 65 % lo hizo solo en computadora, mientras que el 35% lo hizo en ambos soportes.

En cuanto al problema de la copia, la propuesta tuvo un impacto positivo: solo un alumno admitió haber plagiado en un trabajo práctico.

En síntesis, los estudiantes en general valoran la propuesta y manifiestan haber aprendido las prácticas de lectura y escritura propias del ámbito académico con TIC. Paralelamente, se puede observar que la innovación se da en el marco de prácticas híbridas (escritura a mano vs. en computadora; procesadores instalados vs. en línea, lectura en papel vs. en computadora, etc.).

 

Conclusiones

La computación en la nube constituye una herramienta didáctica que colabora con el acompañamiento del docente a los estudiantes en todas las etapas los procesos de lectura y de escritura académicas. Asimismo, los docentes en formación aprenden el uso de herramientas fundamentales, tanto en su rol de estudiantes como en su futuro rol de futuros profesores.

Ahora bien, el profesor que implementa el uso de la computación en la nube, no debe nunca olvidar las condiciones desde las cuales enseña: la mayor parte de los estudiantes accedieron a la cultura escrita escolar con otra tecnología: la lapicera y el papel y el procesador de textos instalado en la PC. En consecuencia, el docente debe implementar un plan sistemático para superar positivamente obstáculos y desafíos que implica esta hibridación de prácticas y, de este modo, producir un cambio cualitativo en la enseñanza (y el aprendizaje) de la lectura y la escritura.

 

Referencias bibliográficas

Alvarado, M. (2003) “La resolución de problemas”. Propuesta educativa 26.

Cano, F. (2015) “Para una reflexión sobre la escritura”. En Diploma Superior en Lectura, Escritura y Educación [en línea]. Disponibilidad: www.virtual.flacso.org.ar. Fecha de consulta: 30/09/2015.

Carlino, P. (2013) “Alfabetización académica diez años después”. Revista Mexicana de Investigación Educativa, vol. 18, núm. 57, pp. 355-381. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14025774003

Ferreiro, E. (2006) “Nueva tecnologías y escritura”. Docencia 30: 46-53.

Finocchio, A. M. (2010) “Leer y escribir en la escuela”. En A. Brito (comp.) Lectura, escritura y educación. Buenos Aires: Homo-sapiens-FLACSO.

Flower, L. y J. Hayes (1996 [1981]) “La teoría de la redacción como proceso cognitivo”. Textos en contexto 1. Los procesos de lectura y escritura. Buenos Aires: Lectura y Vida.